Where We Work

Natura desarrollando Acuerdos Recíprocos Ambientales en el 10 % de los municipios de Bolivia

La Fundación Natura Bolivia ha priorizado su área geográfica de intervención en cuatro regiones críticas para la provisión de agua y protección de la biodiversidad en el país. Estas áreas son las regiones de la Amazonía, Valles, Chaco y Chiquitania. Dentro de estos espacios geográficos, Natura concentra su accionar en seis importantes ecoregiones: Amazonia, Yungas, Bosque Tucumano Boliviano, Bosques Secos Interandinos, el Chaco Boliviano y el Bosque Seco Chiquitano.

Natura a través de los Acuerdos Recíprocos por Agua (ARA) busca construir en estos ecosistemas un “corredor del Agua” siguiendo la serranian de los Andes de norte-sur, el cual involucra las áreas protegidas de carácter nacional, departamental y municipal. De igual forma se pretende apoyar a la consolidación de un corredor de conservación en la región del Bosque Seco Chiquitano involucrando a varias áreas protegidas municipales y departamentales.

Amazonia
Los bosques amazónicos son una de las ecoregiones menos investigadas en el país y que resguardan una increíble diversidad de especies de plantas y animales, seguido cercanamente por los Yungas. En el norte del Parque Nacional y Área Natural de Manejo Integrado Amboro, se extienden remanentes más australes de los bosques amazónicos. La integridad de la amazonía boliviana está amenazada por la deforestación y el uso desmedido de los recursos, que de continuar al ritmo en el que se lo hace, para el año 2030 se habrán perdido más de la mitad de cobertura boscosa.

Bosque Tucumano Boliviano
Desde el Parque Nacional y Área Natural de Manejo Integrado Amboro, siguiendo hacia el sur por las serranías de los Andes hasta la Reserva Nacional de Flora y Fauna Tariquia, se desarrollan importantes extensiones de este bosque subhúmedo. En términos hidrológicos esta ecoregión es muy importante ya que nacen los afluentes que aportan a los ríos Piraí y Grande. Estos ríos irrigan en las tierras bajas una llanura aluvial de suelos fértiles donde se sitúa la mayor superficie agrícola continua del país. El agua originada en estas áreas boscosas abastece gran parte de los requerimientos hídricos para las actividades productivas mediante el agua superficial y subterránea, donde miles de agricultores son beneficiados al igual que cientos de comunidades rio abajo que extraen el agua portable de pozos subterráneos, como por ejemplo la ciudad de Santa Cruz de la Sierra con cerca de 2 millones de habitantes.

Valles Secos Interandinos
En Bolivia esta es la ecoregión que presenta uno de los mayores niveles de endemismos para diversos grupos biológicos. Entre las especies más destacables tenemos a la Sunkha, una palmera de interés global para la conservación que está restringida a un área muy pequeña cercana a Vallegrande (56 km2), en el Departamento de Santa Cruz. Otras tres especies de aves únicas en el mundo habitan también en estos valles, entre las que sobresale la emblemática Paraba Frente Roja. El Área Natural de Manejo Integrado Río Grande y Valles Cruceños, un área protegida de carácter departamental creada en el año 2007, ayuda a reguardar a estas y otras especies importantes para la conservación, así como una considerable extensión de bosques secos nativos. En esta área protegida, los agricultores producen frutas, hortalizas y verduras para los mercados y centros urbanos del Departamento de Santa Cruz, por lo que existe una altísima presión para la transformación de las áreas boscosas en sistemas agrícolas.

Chaco Boliviano
El Chaco se encuentra entre las zonas más calientes y secas de todo el país. Esta región presenta una alta diversidad de ambientes, con un paisaje heterogéneo que van desde llanuras, serranías, pasando por sabanas secas e inundables, esteros, bañados, salitrales, hasta las grandes extensiones de bosques.

En su región occidental de la llanura chaqueña emergen las primeras serranías plegadas de los Andes que van de dirección norte a sur, y desde donde nacen importantes ríos como lo son el Parapetí y Pilcomayo. Estos ríos proveen de agua a los centros poblados cuenca abajo. La deforestación y los distintos grados de deterioro y amenazas de estos bosques suponen una alteración en los múltiples servicios ambientales que aportan diversos beneficios directos e indirectos, especialmente en la regulación del caudal, la calidad del agua, el abastecimiento de agua para uso humano, riego, consumo animal y sustento de la vida silvestre, por lo que es necesario realizar acciones prioritarias de conservación.

Bosque Seco Chiquitano
En el centro este del Departamento de Santa Cruz y flanqueado por la Amazonia y el Chaco Boliviano, se sitúa el Bosque Seco Chiquitano, una formación boscosa considerada entre las más ricas en plantas vasculares en relación con otros bosques secos. Este bosque se caracteriza por presentar especies maderables de valor comercial, entre las que sobresalen algunas propias de esta área como el Morado, Momoqui, Tararas amarillas. La pérdida de hábitat por el desarrollo de la frontera agrícola y la ganadería hacen de esta ecoregión una de las más amenazadas en el continente. Un gran atractivo de esta región es la presencia de una cadena de serranías que no sobrepasan los 1.300 m y que emergen en medio de la gran llanura chiquitana. En estas serranías se desarrollan formaciones de vegetación y hábitats rupestres singulares, donde se ubican además las principales zonas de recarga hídrica para de las cuales se abastecen las comunidades cuenca abajo.

Yungas
Esta es una ecoregión muy rica en especies de fauna y flora, representando un centro de diversidad que grupos biológicos sensibles y dependientes de climas húmedos. En la transición entre la Amazonía y los Yungas del área del Parque Nacional y Área Natural de Manejo Integrado Amboro, mas concretamente en el pie de monte, presenta una de las riquezas de especies en el Departamento de Santa Cruz, especialmente en el grupo de las aves con más de 850 especies. Entre las especies propias de esta región se encuentra la Pava Copete de Piedra, un ave emblemática y globalmente amenazada. Es por tal motivo que se considera al Amboro como una de las áreas protegidas más megadiversas del mundo. Asimismo, los bosques yungueños actúan como gigantescas esponjas que mantienen niveles de humedad clave para el funcionamiento de los ecosistemas de esta región, y si estos son degradados, se vería afectado el ciclo hidrológico y los niveles de humedad disminuirán, lo que ocasionaría un severo problema para muchas comunidades humanas y diversos grupos biológicos.

Ecorregiones en Bolivia donde se implementan los Acuerdos Recíprocos Ambientales (ARA)
36 municipios de Bolivia implementan los Acuerdos Recíprocos por Agua (ARA)

En el año 2003 se implementó la primera iniciativa de los ARA en la cuenca del Río Los Negros, en el municipio de Pampagrande, departamento de Santa Cruz. El modelo rápidamente se ha replicado en 36 municipios del país distribuidos en los departamentos de Santa Cruz, Chuquisaca y Tarija. También los ARA han sido exportados desde Bolivia a América Latina y actualmente se implementan desde México hasta Perú, de la mano de RARE–Internacional.

3.166 familias conservan más de 180.000 hectáreas de ecosistemas críticos para la provisión de agua y resguardo de la biodiversidad

Natura a través de los ARA está contribuyendo a mejorar la calidad de vida y economía familiar de las comunidades cuenca alta que deciden voluntariamente convertirse en guardianes de sus bosques, que son críticos para la provisión de agua. Los acuerdos recíprocos son esenciales para ayudar al mundo rural en la adaptación y mitigación al cambio climático; a través de la conservación de bosque contribuimos a la mitigación y a través de diversificación productiva y la conservación de las fuentes de agua, ayudamos con la adaptación de las familias rurales a un clima cambiante.