Lima, septiembre de 2017.-

En el marco de una Escuela ARA de participación binacional entre Bolivia y Perú, se desarrolló una mesa de trabajo sobre mecanismos económicos de inversión para retribución por servicios ecosistémicos.

La Fundación Natura Bolivia junto a la Superintendencia Nacional de Servicios de Saneamiento (SUNASS) del Perú y Servicio de Agua Potable y Alcantarillado de Lima (Sedapal), desarrolló una Escuela ARA denominada “Herramientas Económicas de Inversión en la Retribución por Servicios Ecosistémicos: Las Experiencias de Bolivia”.

El encuentro tuvo como objetivo, intercambiar las experiencias de Bolivia y Perú sobre el cuidado de las fuentes de agua a través de los Mecanismos de Retribución por Servicios Ecosistémicos (MRSE).

SUNASS explicó que las empresas de agua del Perú, recaudan – a través de sus tarifas – recursos por concepto de mecanismos de retribución por servicios ecosistémicos (MRSE) y que las Empresas Prestadoras de Servicios (EPS) están facultadas para formular, evaluar, aprobar y ejecutar proyectos de inversión pública para la conservación de sus fuentes. Sin embargo, SUNASS tiene la tarea de supervisar y fiscalizar la administración y ejecución de los recursos recaudados por las EPS para la conservación de los ecosistemas.

Por su parte la Fundación Natura, indicó que trabaja desde hace 12 años con las comunidades, con el fin de proteger sus fuentes de agua a través de la conservación de los bosques. Contando actualmente con 50 municipios aproximadamente que han replicado el mecanismo de Acuerdos Recíprocos por Agua (ARA) en Bolivia.

Agregaron también que gracias a estos acuerdos, se desarrollan convenios con instituciones locales a favor de la conservación de los ecosistemas, creando alianzas con los actores locales como los municipios, cooperativas de agua, regantes, empresas privadas y cooperaciones internacionales. Todos estos acuerdos sirven para apoyar a las comunidades de cuenca arriba (propietarios de bosques), con iniciativas de desarrollo productivo y de acceso al agua a cambio de la conservación de las zonas de recarga hídrica que provee agua a las poblaciones aledañas.

El intercambio de experiencias entre Bolivia y Perú, sumará a la identificación tanto de proyectos, como de actores e instituciones que ayuden a mejorar los procesos de implementación de MRSE en ambos países.