Pasopara Cochabamba diciembre.- Partiendo de la importancia que tienen los bosques maduros, de infiltrar agua a los acuíferos, la fundación Natura Bolivia viene promoviendo un movimiento de conservación de bosques a nivel nacional de la mano de las autoridades locales.

En esta oportunidad, el municipio que asumió el compromiso junto a sus comunarios fue Pasorapa, con más de 50 familias de La Yunga y Sepos, que han estampado sus firmas en los Acuerdo Recíprocos por Agua (ARA), convirtiéndose con ello, en Guardianes del bosque que protegerán 371 hectáreas de bosques proveedores de agua en el municipio de Pasorapa perteneciente a Cochabamba.

Esta decisión, les permitió acceder a incentivos productivos requeridos por ellos mismos, habiendo optado por iniciativas de acceso al agua, por lo que se hicieron acreedores de 12 tanques de agua que servirán para almacenar y distribuir el agua por tuberías a sus hogares.

La directora ejecutiva de la Fundación Natura Bolivia, destacó que el 70% del aporte lo pone el Gobierno Municipal y el 30% la fundación que lideriza, superando los 90 mil bolivianos de inversión, lo que demuestra el interés de la autoridad municipal por preservar el recurso hídrico a través de este mecanismo de reciprocidad. “Ustedes están recibiendo estas iniciativas de acceso al agua por su compromiso de conservar bosques críticos para la provisión de agua, para ustedes y su descendencia”. Concluyó Vargas ante los presentes.

“Esta entrega ha sido posible en el tiempo record gracias al compromiso técnico realizado por nuestros equipos; de la alcaldía y la fundación, pero principalmente por la confianza de nuestras comunidades La Yunga y Sepos depositada en nosotros, gracias por dejarnos ingresar a apoyar sus necesidades y gracias por sumir también el compromiso de hacer una gestión en equipo” sostuvo Jaime Mendieta Alcalde municipal de Pasorapa.

Por su parte, Lucio Rojas Jiménez representante del grupo beneficiado con las iniciativas de acceso al agua de la Yunga, manifestó que esperaron años y años para tener agua en sus hogares. “Estamos muy agradecidos y contentos de poder tener agua limpia en nuestra casa, porque con las inclemencias del tiempo, muchas veces no se puede acarrear y que lindo llegar del chaco y poder consumir agua de nuestro propio patio”, concluyó Rojas sonriente.