Fundación Natura Bolivia fue participe de la elaboración del reporte Beyond the Source: The environmental, economic and community benefits of source water protection (Más allá de la Fuente: Los beneficios ambientales, económicos y comunitarios de la protección de las fuentes de agua), liderado por The Nature Conservancy. El reporte, Más allá de la Fuente, trata de ilustrar el valor de la naturaleza para las ciudades que buscan asegurar el suministro de agua, mientras que añade una serie de beneficios que abordan los desafíos globales que enfrentamos. Al restaurar los bosques y trabajar con los agricultores y ganaderos para mejorar sus prácticas de manejo de la tierra, podemos mejorar la calidad del agua y reducir los costos del tratamiento del agua. El reporte hace hincapié en la importancia de las cabeceras de cuencas hidrográficas  como infraestructuras vitales para casi todas las ciudades del mundo, ya que recolectan, almacenan y filtran el agua proporcionando beneficios para la conservación de la biodiversidad, adaptación y mitigación al cambio climático, seguridad alimentaria, y la salud y bienestar humano. Proteger y restaurar la infraestructura natural de las cabeceras de cuencas puede mejorar directamente la calidad y cantidad de agua.  El valor de la protección de las fuentes de agua va mucho más allá de asegurar el agua a futuro. El reporte ofrece por primera vez, una exploración en profundidad que pueden resultar de la inversión en la protección de fuentes de agua, siendo estos la mitigación y adaptación al cambio climático, la conservación de la biodiversidad y la salud y el bienestar humano.

Capturando el valor de las cabeceras de cuencas hidrográficas, a través de fondos de agua

Los fondos de agua son una plataforma institucional que pueden ayudar a resolver los problemas de gobernanza. Durante más de 15 años, los fondos de agua han ayudado a comunidades a mejorar la calidad del agua al reunir a los usuarios de agua de cuenca abajo para invertir colectivamente la protección del hábitat y manejo de las tierras de cuenca arriba, y movilizar fuentes innovadoras de financiamiento  Como un sistema permanente de gobernanza, inversión y mecanismo de implementación de protección de fuentes de agua, los fondos de agua proporcionan el marco para la acción colectiva; conectando a los propietarios de tierras en áreas rurales y usuarios de agua en áreas urbanas, para compartir el valor de cuencas hidrográficas saludables.

Fundación Natura Bolivia, organización pionera en la implementación de fondos de agua.

Fundación Natura Bolivia, es una organización pionera en la implementación de acuerdos para la protección de las fuentes de agua a través de la conservación de bosques, denominados Acuerdos Recíprocos por Agua (ARA). Los fondos municipales de agua, es uno de los mecanismos principales de los ARA, donde instituciones locales como gobiernos municipales, cooperativas de agua y Fundación Natura Bolivia invierten en la protección de la fábricas del agua a través de un fondo de agua.  En los fondos municipales de agua de Bolivia, los agricultores que voluntariamente deciden proteger sus tierras y arroyos reciben compensaciones en forma de iniciativas productivas y de acceso al agua; como ser colmenas de abejas, árboles frutales, tuberías y cemento para la construcción sistemas de irrigación. Las tierras conservadas son monitoreadas anualmente para asegurar que el propietario está cumpliendo su contrato. Estas inversiones de instituciones locales permiten pagar por la implementación, compensación y monitoreo del programa de conservación; y proporcionan el motor financiero para la conservación a largo plazo de las fuentes de agua y el desarrollo en cada municipio.

Promoviendo salud a través de los fondos de agua Los Valles de Santa Cruz se encuentran entre las regiones más biodiversas de la tierra, con una extensión altitudinal de casi 3.000 metros y ubicados en la intersección de tres ecosistemas principales: la Amazonia, los Andes y los bosques secos del centro de Sudamérica. Sin embargo, la presión de la agricultura en la región ha llevado a la degradación y fragmentación de los bosques, así como a la contaminación del medio acuático, con implicaciones para las especies acuáticas, los animales en los bosques y las comunidades locales.

Las comunidades de la zona obtienen agua para beber, cocinar, lavar, limpieza y regar desde cuerpos de agua en los bosques cerca de los asentamientos. Si bien esto los hace independientes y en gran parte autosuficientes en términos de abastecimiento de agua, también significa que la calidad del agua en esas comunidades depende del uso de la tierra en la cuenca alta. Los agricultores de la zona permiten a su ganado andar libremente a través del bosque durante una gran parte del año. Durante este período, el ganado tiene acceso directo a estos cuerpos de agua para beber, pero también los contaminan con sus heces fecales, que contienen virus patógenos, bacterias y protozoos. La consecuencia de esto es una crisis de salud pública en muchas de las comunidades: diarrea generalizada, que a menudo afecta a bebés, niños pequeños y ancianos.

Un caso, de la Comunidad de Pucará, demuestra el problema. Casi inmediatamente después de que el pueblo reubicó su fuente de agua potable a un arroyo de una montaña más grande, la incidencia de enfermedades gastrointestinales aumentó dramáticamente. La fuente de contaminación fue fácil de identificar: la nueva fuente de agua estaba situada en una cuenca de 116 hectáreas utilizadas como pastoreo para el ganado. Ninguno de los cursos de agua cuenca arriba estaba protegido y había poco bosque conservado dentro de la cuenca. Como era de esperar, el monitoreo detectó una fuerte contaminación por E. coli.

Al igual que en muchas otras comunidades de la región, el alcalde de Pucará está trabajando para determinar cómo eliminar el ganado de la cuenca y proteger los cursos de agua de la intrusión del ganado. Para ello, se están implementando los Acuerdos Recíprocos por Agua (ARA), donde mediante su fondo municipal de agua, captan recursos económicos para proteger sus fuentes de agua a través de la conservación de los bosques.

Investigadores de la Fundación Natura Bolivia y universidades colaboradoras han realizado estudios de calidad del agua en la comunidad para monitorear los cambios en los niveles de E. coli, un indicador de contaminación fecal. En los peores casos, los niveles de E. coli en las tomas de agua pueden llegar a 30.000 unidades formadoras de colonias por litro, lo que aumenta el riesgo de infección a las personas que consumen esta agua. Las colonias se enumeran utilizando una tecnología amigable con el campo, Coliscan Easygel, que permite realizar el trabajo bacteriológico en contextos de trabajo de campo, sin equipos de laboratorio.

El monitoreo está mostrando que el mejoramiento en los resultados de salud pueden lograrse a través de inversiones tanto en cuenca arriba como en la infraestructura de agua, de las cuales hay muchos ejemplos.La experiencia de la institución con los fondos de agua sugieren que el suministro de agua de alta calidad, de forma sostenible y con tecnología local apropiada, es alcanzable y requiere la creación y/o el fortalecimiento de instituciones locales.