Octubre, 2017

Con la finalidad de proteger bosques que contienen fuentes de agua importantes para la provisión de agua a las poblaciones urbanas, rurales y actividades agropecuarias de ambos municipios, se han llevado a cabo entregas de incentivos productivos como parte de los Acuerdos Recíprocos por Agua (ARA) existentes en la zona.

Este mecanismo de conservación denominado ARA, consiste en la consolidación de un fondo local entre las autoridades municipales, las cooperativas de agua y la fundación Natura Bolivia. Este fondo, permite que las familias que viven cuenca arriba (zonas montañosas) pongan en conservación bosques críticos para la provisión de agua a cambio de iniciativas productivas amigables con la naturaleza y a la vez, los usuarios de agua de cuenca abajo, dispongan agua constantemente.

En este sentido, el municipio de Samaipata, desde que inició el acuerdo hasta la fecha va reportando 2057.4 hectáreas conservadas habiendo beneficiado a más de 223 familias. Por su parte, el municipio de Pucará ha puesto en conservación 1485 hectáreas de bosques habiendo llegado con alternativas productivas a 89 familias.

“Esperamos que este mecanismo siga creciendo y que cada día seamos más lo que promovemos la protección de las fuentes de agua para garantizar una mejor calidad de vida a esta y a las futuras generaciones”, sostuvo María Teresa Vargas, directora de la Fundación Natura Bolivia.

Vargas, agradeció a los gobiernos municipales de Samaipata y Pucará por sus valiosas gestiones y aportes a la conservación y destacó que son pocas las empresas que están actuando con responsabilidad con el medio ambiente como lo es el caso de Coca- Cola, que está reponiendo su huella hídrica.

Con los incentivos productivos otorgados mediante los ARA, los beneficiarios pueden diversificar y potenciar sus sistemas productivos, reduciendo la necesidad de nuevas áreas agrícolas y más bien protegiendo los bosques, mencionó Flavio López Alcalde de Samaipata, quien a la vez destacó que su objetivo es llegar hasta el último rincón de Samaipata para que todos puedan cuidar las microcuencas y se garantice el agua para esta y las futuras generaciones, sostuvo López.

Por su parte, Ruth Calzadilla alcaldesa de Pucará encargó a las familias beneficiadas hacer un uso correcto de los incentivos recibidos, dado que éstos pueden mejorar su alimentación y sus condiciones de vida. “Sabemos que con este proyecto a la vez conservamos bosque y agua que son recursos primordiales para la subsistencia de todos nosotros”. Concluyó Calzadilla.